14.4.11

El niño éste.



El niño del abrigo naranja es un poco autista. O introvertido, vete tu a saber. Siempre oculta media cara bajo su bufanda, parapetado tras sus gafas por las que ve su propio mundo. Ese mundo (el suyo) acaba de cambiar radicalmente tras una mudanza nueva.

Y ya sabemos que a los autistas (si es que es autista, que lo diga su médico) los cambios les gustan poco; y su mundo ahora se vuelve cada vez más fantástico y terrorífico.

Cuento de terror post-victoriano urbano (jejejeje, siempre escuché que es mejor etiquetar un género nuevo, vaya estupided), o ejercicio de creación mecánica para ver hacia donde me va llevando esta historia. Ya veremos...

7 comentarios:

Rafel dijo...

Brutales!!!

A ver si la historia te lleva a buen puerto.

Kukadellum dijo...

ME FLIPA Bruno. Ese humo tatuado en las escaleras.. Y Qué decir de las luces de la escalera. Brutal. Como se te ocurra tirar la toalla te doy una colleja que ves las estrellas, pequeño.

Bruno Hidalgo dijo...

Que voy a tirar la toalla? hace falta mucho para doblegar a este espartano del dibujo (espartano...hay que ver cuanta tontería, los espartanos sobrevivían con poco, no?)

abey dijo...

muy guapo, las composiciones y el rollo estan brutales....!

Anónimo dijo...

TRemendo chaval!!!

JAVI

Sebastià Martí dijo...

Me parecen acojonantes!

Anónimo dijo...

Los dibujos del humo son excelentes.